Email jesus@jesuslopezseo.com ¡Llámanos! +34 914 875 471

Cuáles son los tipos de cookies que existen

black

En Posicionamiento Web Systems repasamos cuáles son los tipos de cookies y sus funciones. Cuando entras a una web te aparece un mensaje para aceptar o no estos archivos, pero ¿sabes qué son y cómo funcionan? Sigue leyendo para que aclares tus dudas sobre este tema.

¿Qué son las cookies?

El Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GPDR) busca proteger la privacidad de las personas físicas. Para ello establece una serie de obligaciones que deben cumplir todas las web que utilizan cookies. Pero a qué nos referimos cuando hablamos de cookies.

Este término se refiere a un archivo de texto que se envía desde el servidor donde está alojada una web hasta el navegador desde el cual el usuario la visita. Al hacer esto, el sitio es capaz de identificar al usuario la próxima vez que ingrese.

De esta manera, los sitios obtienen información sobre nuestros hábitos de navegación y así ofrecen una experiencia más personalizada. Además, permite guardar usuarios y contraseñas, recordar inicios de sesión, etc.

Para entender cómo funcionan, imagina que entras a una tienda online para averiguar sobre unos auriculares que te gustan. Después de ver la información los agregas al carrito, pero no haces la compra. Luego entras a otro sitio y te aparece la publicidad de ese mismo producto.

Esto no ocurre porque Google “adivina” lo que quieres; sino porque al entrar a la tienda autorizaste a que se almacenen las cookies en el navegador. Entonces, este entiende que te interesan esos articulares y te mostrará publicidades relacionadas.

La tienda puede utilizar esta estrategia de remarketing para recordarte tu visita previa. Y cuando ingresas de nuevo al carrito es muy probable que todavía estén allí los auriculares. Esto también se debe a las cookies.

Pero las publicitarias son solo uno de los tipos de cookies en internet. Existen otros que se pueden clasificar por su finalidad, por quién las manejas o su tiempo de duración. Más adelante explicaremos cada uno de estos.

¿Para qué se utilizan?

Ya hemos visto que estos archivos se utilizan para almacenar los datos de los usuarios en su propio ordenador. Así, cada vez que entras a una web esta recuerda quién eres y qué has hecho en el sitio. De esta forma te muestran contenido que se ajusta a tus hábitos de navegación.

Su función es decirle a las marcas cuáles son los intereses del usuario para que estas muestren anuncios más adecuados. Así como contenido similar al que has visitado en otras ocasiones.

En este punto hay que aclarar que los datos que se almacenan están asociados al navegador y no a la persona física. Lo que significa que si entras a un sitio desde Google Chrome, las cookies se almacenan es en ese navegador. Entonces, si ingresas después desde Safari la web no reconocerá la visita anterior.

El uso de las cookies no es nuevo, estas se popularizaron en internet a mediados de los noventa; aunque ya existían.

Te puede interesar:  Recomendaciones para tener éxito en Google News

Aparte de los fines publicitarios, permiten mejorar la experiencia de navegación ya que reducen los recursos que se utilizan al abrir una página, haciendo que esta cargue más rápido. Por eso es que cuando borras la caché y eliminas las cookies notas que las páginas están más lentas, porque deben cargar todos los elementos de nuevo.

Por otra parte, las cookies evitan que tengas que llenar formularios todo el tiempo. Un ejemplo, es cuando vayas a ingresar a tus redes sociales no tienes que colocar el usuario y contraseña cada vez. Estos ya están almacenados, aunque también se desconfiguran si eliminas el caché y las cookies.

Tipo de información que almacenan

Aparte de conocer cuáles son los tipos de cookies, es importante saber cuál es la información que guardan estos archivos.

Los datos dependerán del tipo de cookies que utilice la web. Pero en términos generales podemos referir que guardan la dirección IP; dirección de correo; contraseñas; el navegador desde el cual ingresamos al sitio; preferencias personales; las páginas visitadas, entre otros.

También almacenan datos de carácter técnico que son útiles para supervisar el tráfico.

En cambio, no almacenan información personal como fotografías, datos bancarios, DNI, etc. Esto es uno de los temores de los usuarios de internet y esta es una de las razones por las que existen reglamentos como el GPDR.

Las web deben tener el consentimiento del usuario para almacenar sus datos. Por eso cuando ingresas aparece un mensaje en el que consultan si aceptas o no el uso de cookies. Pero hay algunas que abusan y no son claros con la información que van a recoger. De manera que hay que estar alertas y, si el mensaje inicial no queda claro, leer toda la información adicional.
aviso politica de cookies

Las cookies no son peligrosas

Bien utilizadas las cookies no representan un peligro para las personas. Los sitios web deben ajustarse al reglamento de protección de usuarios y garantizar el buen uso de los datos que recogen. Mientras que se utilicen para facilitar la navegación no hay ningún problema.

Por otra parte, al tratarse de archivos que se almacenan en el navegador del usuario, hay quienes piensan que se trata de algún tipo de virus que afecta al ordenador. Sin embargo, esto está lejos de la realidad. Tampoco se le puede confundir con otros tipos de malware como los spyware, troyanos o gusanos.

Además, el usuario tiene la posibilidad de eliminar todas las cookies en cualquier momento de su ordenador. De hecho, es una práctica recomendada, así que cada cierto tiempo es conveniente ejecutar este manteamiento.

El proceso para eliminar las cookies depende del navegador y los dispositivos que utilices.

El miedo en torno al uso de las cookies se debe a la desinformación que existe alrededor de estos archivos.

Cuáles son los tipos de cookies que existen

Hay ciertas cookies que no necesitan autorización de los usuarios, por ejemplo, las que se utilizan para configurar el idioma. En cambio, en todas aquellas relacionadas con la publicidad o la actividadbg, sí requieren confirmación.

Te puede interesar:  Cómo usar inteligencia artificial en un ecommerce

Existen diferentes tipos de cookies. Comencemos por definirlas de acuerdo a quién las gestiona. Estas entran dentro de la categorización que hace la Agencia General de Protección de Datos.

En este sentido, pueden ser propias cuando quien se encarga de administrarlas es el mismo propietario del sitio que las utiliza. Por otra parte, las cookies de terceros no pertenecen al sitio desde el que se envían sino a un tercero; es común que se utilicen con fines publicitarios.

De acuerdo a la AGPD también existen las siguientes categorías de cookies:

  • Cookies persistentes. Son archivos que permanecen almacenados en el navegador aún después que el usuario abandona el sitio. De manea que la web accede a estos cuando lo requiera, como en una próxima visita. El tiempo de almacenamiento puede ser de varios años.
  • De sesión. Al contrario que las permanentes, estas solo permanecen durante el tiempo que dure la visita. Es decir, que una vez que el usuario sale de la web las cookies se borran.
  • Técnicas. La información que almacenan facilita la navegación del usuario y son las más básicas. Por ejemplo, permiten saber si el usuario está registrado o no, el número de visitas al sitio o si había hecho un pedido, etc.
  • De personalización. Se utilizan para crear una experiencia personalizada al cliente, tales como mostrar la web en un idioma específico o que en la página de inicio aparezca su nombre.
  • Publicitarias. Este tipo de cookies permite mostrar al usuario anuncios que se ajusten a sus intereses y hábitos al navegar.
  • De análisis. También se les conoce como cookies de medición, permiten definir un perfil del usuario según su comportamiento.

Tipos de cookies de Google

Google también tiene su propio criterio de clasificación para las cookies. De acuerdo con este, existen seis categorías distintas, algunas -como las publicitarias- son similares a las de la AGPD:

  • Cookies de preferencias. A través de estas se personaliza la navegación del usuario. De manera que puede recordar el idioma en el que usa un sitio o desde dónde navega para mostrar información de una región específica.
  • De seguridad. Proteger los datos es una de las prioridades de Google y para ello se utilizan estas cookies. A través de estas se autentican los usuarios para evitar accesos no autorizados, también evita el robo de contenido de los formularios, etc.
  • Cookies de procesos. Estas cookies se encargan de que un sitio web funcione de manera adecuada. Ofrecen servicios esperados por el usuario, como navegar por una página segura.
  • Publicidad. Se utilizan para mostrar anuncios que se ajusten a los intereses del usuario para hacer la publicidad más atractiva. Google tiene varios tipos de cookies publicitarias con diferentes funciones. Por ejemplo, están las que son para recordar la interacción con un anuncio; para evitar mostrar el mismo anuncio muchas veces; medir las conversiones, o sincronizar la publicidad en varios dispositivos del mismo usuario, etc.
  • Estado de sesión. A través de estas cookies se puede conocer qué páginas visita el usuario en determinada web y si alguna da error; el objetivo es mejorar la navegación. También se puede medir la eficacia del pago por clic.
  • Cookies analíticas. La herramienta Google Analytics las utiliza para recoger estadísticas de uso de los sitios, aunque no identifica al usuario. También se puede combinar con otras cookies publicitarias.
Te puede interesar:  Guía completa para vender en Amazon

Aceptar o desactivar las cookies

El reglamento de protección de datos establece que los sitios que utilizan cookies deben informar sobre estas a los usuarios. Por este motivo es que al abrir una web aparece un mensaje en el que explica el uso de cookies y pregunta si las aceptas o no.

Además, debe tener un botón al que el visitante pueda acceder para obtener más información al respecto. En ese enlace se debe especificar el tipo de cookies que se utiliza y para qué, quién las va a utilizar, si son de terceros, el tiempo que permanecerán almacenadas, etc.

El usuario no está obligado a aceptar las cookies; sin embargo, el sitio sí debe obtener el consentimiento de aquel para utilizarlas.

Ahora no en todos los sitios funcionan de la misma manera. Hay algunos que te dan la posibilidad de configurar cuáles aceptas y cuáles no.

Hay que tener en cuenta que algunas son necesarias para el buen funcionamiento de la web. Por ejemplo, Google advierte que sin las cookies de procesos el sitio no funcionará bien.

Puedes desactivar todas las cookies, pero si lo haces tendrás ciertas limitaciones. Entre ellas, no podrás hacer compras online, compartir contenido de la web en redes sociales o acceder a tu perfil en ese sitio, entre otras.

Si tienes dudas sobre si te conviene aceptarlas o no, una alternativa es seleccionar solo las imprescindibles. Así no se almacenará información para uso publicitario, por ejemplo.

Considera también que puedes eliminar las cookies de tu navegador en cualquier momento.
aceptar cookies

Adapta tu web al buen uso de las cookies

Si tienes un sitio web no solo debe preocuparte tener un buen diseño web y contenido atractivo, sino cumplir con todas las normas. En el caso del Reglamento Oficial de Protección de Datos, su objetivo es proteger la privacidad de los usuarios y regular el uso que se hace de estos.

Por este motivo hay que explicar de manera clara la definición y tipos de cookies, para qué se usan, quiénes las usan, etc. Así el usuario será capaz de decidir si continúa con el uso de las mismas.

En el caso de España también debes conocer la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico. Aquí se indica, por ejemplo, que si tienes una tienda online, un blog con los comentarios activos o con lista de suscriptores y foros debes mostrar la política de cookies.

También tendrás que mostrar el aviso si utilizas Google Analytics.

Por otra parte, en España ya no está permitido indicar al usuario que al seguir navegando acepta las cookies. Esto era una práctica común, pero se modificó en julio de 2020. Al respecto, la AEPD indica que debe colocarse el botón de aceptación. Además, si el usuario rechaza las cookies, no se debe limitar su acceso a los contenidos.

Por lo tanto, si aún no has actualizado la política de cookies de tu web, es momento para hacerlo. Y asegúrate de que el aviso esté en un lugar visible.

Esperamos que esta información te ayude a entender cuáles son los tipos de cookies y cómo se utilizan. Debes mantener tu web actualizada y garantizar el cumplimiento de todas las normas.

Deja una Respuesta

black
black
Leer más
Cómo crear una web en varios idiomas
Cómo crear una web en varios idiomas

Tener la posibilidad de atraer visitas de todo el mundo tiene muchas ventajas, pero ¿de verdad las necesitas? Si estás...

Cerrar